Vía HispanoPost

La firma consultora Latinometrics sorprendió al mundo con la información que Venezuela es el segundo país productor de queso en América Latina con una cantidad que alcanzó las 300.000 toneladas, señala el semanario Exclusivas Económicas.

Hubo tanta euforia con la noticia que la firma, en su comunicado, no tuvo reparos en expresar palabras de gozo para semejante información: “Nos emocionó ver que el país con las noticias más preocupantes de la región superó a Suiza, la patria del queso, en producción por primera vez en 2009′′.

En principio, de acuerdo con el semanario, hay consenso entre los académicos y empresarios del sector lácteo que la producción de queso en el país ha crecido, pero todo indica que ese hecho ocurre por las características particulares que tiene la economía nacional.

“La producción de leche en Venezuela se ha ido incrementando y alcanza los 5 millones de litros de leche al día, pero en Venezuela ocurre el fenómeno que entre 85% y 90% de ese volumen se dedica a la producción de queso y esa proporción ha venido incrementándose en los últimos años, cuando hace 10 años estaba entre 65% y 70%. El porcentaje restante era para leche en polvo, completa, descremada, pasteurizada o de larga duración”, comenta Wilfrido Briñez, investigador de la Escuela de Veterinaria de la Universidad del Zulia.

Agrega que “no es normal que esa proporción de lecha se utilice para la producción de queso, pero muchas de las cosas que ocurren en Venezuela no son normales en este momento. En otros países la mayor parte es para lecha pasteurizada o UHT (larga duración)”.

Explica que eso ocurre debido a la crisis que se vive en el país; sobre todo, en la industria que debe buscar una rentabilidad y eso se consigue gracias al queso. En el momento que había control de precios fue la forma que encontró el productor y el industrial de buscarle una salida honrosa a la leche, porque los quesos no estaban regulados”, alega.

Briñez menciona las estadísticas de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) que indican cómo en Venezuela el consumo anual de productos lácteos por habitante duramente llega a 50 kilógramos y el exhorto apunta a llegar a 120 kilógramos. “El venezolano siempre come queso, pero ha dejado de consumir leche porque está sumamente cara”, afirma.

Un detalle adicional que destaca Exclusivas Económicas: según las estimaciones que hacen los gremios vinculados al sector lácteo, la proporción de leche que se usa para la elaboración de quesos “alrededor de 50% es de productores artesanales con escaso control sanitario”.

Leche bufalina para producir queso

El tema de la producción de quesos tiene otra lectura para Nicola Fabbozzo, presidente de Críabúfalos Venezuela, porque el consumidor venezolano ha ido migrando su demanda de derivados del ganado vacuno al bufalino en los últimos años. “El crecimiento de la población bufalina es indetenible en el país y Venezuela es el país con mayor cabezas de búfalo en América”, asegura.

Indica a Exclusivas Económicas que en 2009 se reportaban 300.000 cabezas y esa cantidad ha repuntado en 14 años más de 700%, para alcanzar en la actualidad los 2,5 millones de cabezas. Otro dato que menciona es que 40% de toda la leche que se produce en Venezuela es de búfala y prácticamente en su totalidad es para la producción quesera. “Las fábricas y las industrias se han reinventado y ya tenemos hasta unos queso manchego o gouda de búfala que son excepcionales”, afirma Fabozzo.

La dieta del queso en Venezuela

El tema también fue consultado al sociólogo Edison Arciniega, especialista en seguridad alimentaria, quien no percibe un aspecto preocupante en el tema del queso y más bien sus argumentos se sustentan en razones históricas y cambios en las preferencias del consumidor propias de la idiosincrasia del venezolano, aunque también de la crisis por los efectos de la inflación.

“En el año 2025 se van a cumplir los 500 años del primer hato ganadero venezolano orientado a la producción quesera y Venezuela va a cumplir cinco siglos haciendo quesos. Por eso es que los venezolanos tenemos una predilección gastronómica por los quesos”, comenta Arciniega a Exclusivas Económicas.

Añade que “cada país tiene que comparar su dieta alimentaria consigo misma e históricamente Venezuela ha sido un altísimo consumidor de queso fresco. Producto de los costos hemos visto la salida o el repliegue de quesos que eran importantes en los hogares, como el paisa o el amarillo, a favor ahora de los quesos de cincho en primer lugar, de segundo los filados y tercero de las cremas de leche que han sustituido tanto a la mantequilla como a la margarina. No comparto la tesis fatalista de que estamos produciendo más quesos en condiciones insalubres y más bien creo que en Venezuela estamos frente a un nuevo emerger de la industria de la leche”.