El diplomático del chavismo, Yván Gil, confirmó este sábado que, el próximo 3 de abril, el país retomará la conexión aérea y marítima con Curazao, y en la misma fecha, también se restablecerá el tránsito por mar con Bonaire, mientras que el 1 de mayo se hará efectiva la reapertura con Aruba.

“Luego de finalizadas las mesas técnicas de negociación con el Reino de los Países Bajos (a donde pertenecen estos territorios insulares), reiteramos el cronograma de apertura del tránsito entre las islas para este 2023”, escribió Gil en Twitter, donde precisó las fechas de cada reapertura.

La frontera entre Venezuela y las islas neerlandesas en el mar Caribe mantienen restricciones desde febrero de 2019, después de que el líder democrático Juan Guaidó intentara ingresar al territorio venezolano la ayuda humanitaria que se acopiaba en Brasil y Colombia y las islas Curazao, Bonaire y Aruba.

Si bien la próxima reapertura ya había sido adelantada por el chavismo el pasado 9 de febrero, se produjeron algunas diferencias en la mesa de negociación entre las partes, lo que generó cierta incertidumbre, que quedó resuelta hoy con la confirmación del funcionario chavista.

La reanudación del tráfico aéreo era un asunto complejo, ya que los representantes de los Países Bajos descartaron, entonces, comprometerse totalmente con la reapertura, lo que provocó la oposición de los funcionarios chavistas, quienes decidieron presionar a las autoridades neerlandesas, amenazándolas con imponer una zona restringida a vuelos entre los países vecinos por tres meses.

Una vez resueltas las diferencias, queda confirmado que, en poco más de un mes, se comenzará a retomar las conexiones.

EFE