A través de un comunicado, este miércoles Vente Venezuela demandó a los gobiernos que integran la UE-CELAC «abogar por elecciones libres y la liberación de presos políticos». Desde el partido liberal condenaron que los valores en común que comparten Europa y América Latina no se hayan visto reflejados claramente en la cumbre.

A continuación, el comunicado íntegro

Vente Venezuela demanda a UE-CELAC abogar por elecciones libres y liberación de presos políticos

Europa y América Latina comparten mucho más que un interés general en materia comercial. Comparten una tradición cultural común, dentro de la cual los derechos humanos, la libertad individual y la democracia representativa encarnan valores absolutamente esenciales.

Sin embargo, tras concluir la Cumbre UE-CELAC de 2023, lamentamos que el compromiso con dichos valores comunes, a pesar de su mención genérica en la declaración final, no se vea reflejado claramente en su articulado.

Lo anterior se evidencia al constatar que las acciones antidemocráticas, criminales y violatorias de los derechos humanos que los regímenes autoritarios de Cuba, Nicaragua y Venezuela cometen a diario no fueron objeto de ninguna condena. Más bien, al habérseles dispensado el mismo trato que a cualquier estado democrático, los gobiernos autoritarios de estos tres países han logrado que sus intereses se vean salvaguardados en dicha declaración. Esto es inaceptable.

Ninguna discusión económica o esfuerzo de integración puede darse sobre la base de que con estos regímenes es posible avanzar en esa dirección. Mucho menos, obviando a sus víctimas y a quienes sufrimos las consecuencias de enfrentarlos.

En consecuencia, exigimos a los gobiernos democráticos de ambos hemisferios un compromiso explícito con la liberación de más de 1.400 presos políticos que constantemente son sometidos a torturas o tratos crueles y degradados en Cuba, Nicaragua y Venezuela. Asimismo, demandamos toda la cooperación y acciones necesarias para impulsar la realización de elecciones libres y transparentes en estos tres países, con todo lo que ello implica y las garantías necesarias para que tengan éxito.

Sólo cuando dichas condiciones se cumplan podrá el diálogo internacional tener lugar entre los legítimos representantes de los ciudadanos de cada nación, y no entre quienes los oprimen.

Agradecemos a los gobiernos democráticos que alzaron su voz en el marco de la cumbre UE-CELAC y les pedimos mantenerse firmes a nuestro lado.