La verdad es que a estas alturas de la campaña, a menos de dos meses para las elecciones, no deja de sorprender la errática y torpe campaña electoral de Maduro, seguramente por la desesperación de sentirse perdido cometen error tras error hundiéndose más y provocando más rechazo en todos los sectores .

Veamos.

Ante el fracaso de todas sus concentraciones, porque no les va gente y los que van, con toda seguridad amenazados, presumo que muchos tampoco votarán por Maduro, primero hacen montajes de mala calidad que difunden haciendo creer qué hay mucha gente, esos montajes son desmentidos por videos tomados por los vecinos que demuestran que el lugar estaba prácticamente vacío y que el evento fue un fracaso, se evidencia con más fuerza sobre todo en los actos que montaba Diosdado, en su patológica manía de perseguir a María Corina, cuyos resultados fueron más apoyo y emoción hacia la candidatura de Edmundo.

Luego, la imagen de un Maduro bailando salsa, incluso en el techo de una camioneta de la GN, lo que es un delito, y brincando y saltando intentando dar un aspecto juvenil tratando de contrastar con Edmundo, ¿que consiguieron? Que los ciudadanos especialmente los jóvenes se dieran cada vez más cuenta de que no necesitamos un bailarín como presidente, sino un hombre equilibrado, serio, con visión de estado, despojado de odio y con una visión democrática e inclusiva como lo es Edmundo.

Últimamente han dicho que Maduro no anuncia previamente el sitio de sus giras por temor a un atentado y que se siente perseguido, es decir victimizándose, lo que ha provocado indignación y risa entre los ciudadanos ya que quienes son víctimas son precisamente el propio pueblo, no solo de los atropellos de la policía ( es harto conocido el altísimo número de secuestros, ajusticiamiento extrajudicial, y violaciones sistemáticas de los DDHH ), sino de las políticas del gobierno en contra de los trabajadores, pensionados y jubilados que son millones en el país y que rechazan y se oponen a Maduro; lo que se les ocurrió a los asesores de Maduro fue crear un ministerio para la tercera edad y prometerles que los llevaría a los Roques, lo que por supuesto generó un gran rechazo entre la población de la tercera edad.

Denuncian, con desparpajo, que Maduro está bloqueado en las redes sociales y que allí también lo persiguen, lo cual es evidentemente otra gran mentira, además fácilmente comprobable; quienes persiguen y encarcelan a los periodistas, cierran radios y amedrentan a los medios de comunicación son ellos.

La inmensa mayoría de los Venezolanos no quieren seguir viviendo lo que están viviendo, quieren salir de la pesadilla horrible que están soportando desde hace casi 25 años y que empeora día a día y sin duda van a votar por Edmundo González Urrutia.

Votar masivamente y defender el voto es la tarea histórica para volver a la democracia y reconstruir el país.