Es lo que es

Estudios revelan que la inmunidad natural es 97 por ciento efectiva contra COVID-19 severo después de 14 meses

Comparte en

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

La protección contra enfermedades graves de la llamada inmunidad natural sigue siendo superior a la otorgada por las vacunas COVID-19 , según un nuevo estudio.

Por: The Epoch Times / Traducción libre del inglés de Morfema Press

Las personas que sobrevivieron a la infección por COVID-19 y no fueron vacunadas tenían una protección altísima contra el COVID-19 grave o mortal, encontraron investigadores en Qatar.

“La efectividad de la infección primaria contra la reinfección grave, crítica o fatal de COVID-19 fue del 97,3 por ciento… independientemente de la variante de infección primaria o reinfección, y sin evidencia de disminución. Se encontraron resultados similares en los análisis de subgrupos para aquellos de ≥50 años de edad”, dijo el Dr. Laith Abu-Raddad de Weill Cornell Medicine–Qatar y sus colegas después de estudiar la inmunidad natural a largo plazo en personas no vacunadas.

Ese porcentaje es más alto que la protección de las vacunas COVID-19, según otros estudios y datos del mundo real.

Investigadores suecos, por ejemplo, descubrieron en mayo que dos dosis de una vacuna tenían solo un 54 por ciento de efectividad contra la variante Omicron del virus del Partido Comunista Chino, que causa el COVID-19.

Mientras tanto, los científicos sudafricanos encontraron que la efectividad de las vacunas de AstraZeneca y Pfizer alcanzó un máximo del 88 por ciento y cayó rápidamente al 70 por ciento o menos.

El grupo de Qatar descubrió que la inmunidad natural después de la primera infección de una persona “sigue siendo muy fuerte, sin evidencia de disminución, independientemente de la variante, durante más de 14 meses”.

El estudio se publicó antes de la revisión por pares en el sitio web medRxiv .

Pocos investigadores han estudiado la inmunidad natural a largo plazo entre personas no vacunadas, en parte porque muchas de las personas finalmente recibieron una vacuna contra el COVID-19.

Mientras tanto, las vacunas han disminuido tanto contra la infección como contra la enfermedad grave con el tiempo, lo que provocó recomendaciones para dosis de refuerzo, y algunos estadounidenses incluso recibieron cinco dosis en 10 meses.

La inmunidad natural funciona mal contra la reinfección de Omicron

Alguna vez se dijo que las vacunas brindaban una protección cercana al 100 por ciento contra la infección sintomática. Ahora brindan menos del 50 por ciento de protección contra infecciones después de un corto período de tiempo, incluso después de dosis de refuerzo, luego de la aparición de Omicron.

Esa cepa y sus subvariantes son dominantes en países de todo el mundo, incluidos Estados Unidos y Qatar.

Se pensaba que la inmunidad natural proporcionaba una fuerte protección contra la reinfección. Pero los investigadores qataríes descubrieron que brinda poca protección contra la reinfección de Omicron.

Según el estudio, la infección primaria pre-Omicron frente a la reinfección pre-Omicron llegó al 90,5 % y se mantuvo en torno al 70 % en el mes 16. Pero la infección primaria previa a Omicron contra la reinfección de Omicron fue solo un 38 por ciento efectiva, aunque fue más alta entre las personas infectadas con la cepa original de Wuhan o con la variante Delta, y más baja entre las que se enfermaron con las cepas Alfa o Beta.

El modelo indicó una caída al cero por ciento de protección a los 18 meses, pero el blindaje aún parece durar más que el de las vacunas, dijeron los investigadores.

“La inmunidad de la vacuna contra las subvariantes de Omicron dura <6 meses, pero la inmunidad natural pre-Omicron… puede durar poco más de un año”, escribieron.

Las limitaciones del estudio incluyeron diferencias en la frecuencia de las pruebas entre las cohortes estudiadas y el agotamiento de los grupos que tenían una infección por COVID-19, debido a sus muertes.

Scroll to Top