Es lo que es

Porsche presentó su prototipo futurista Mission R

Comparte en

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Porsche ofreció una visión espectacular del futuro de la automoción, el auto concepto Mission R, que combina la pasión por las carreras con tecnologías de vanguardia y materiales sostenibles; entre ellos, elementos plásticos reforzados con fibras naturales.

Por: Morfema Press / Porsche

El vehículo de competición totalmente eléctrico presenta un diseño armonioso, con las líneas características de los deportivos de Stuttgart-Zuffenhausen y una altura extremadamente baja.

Sus dos motores eléctricos de nuevo desarrollo ofrecen hasta 1088 caballos de potencia (800 kW) en el llamado ‘modo de clasificación’. La capacidad de la batería, en torno a 80 kWh, y el innovador sistema de recuperación de energía hacen posible que las carreras al esprint puedan ser llevadas a cabo sin pérdidas de potencia.

“Porsche es la marca de las personas que cumplen sus sueños. Y esto también se aplica a los deportes de motor. Experimentamos nuestra fuerza innovadora en las carreras, demostramos nuestro coraje en la búsqueda de nuevas vías de desarrollo y ofrecemos a los propietarios de automóviles auténticas prestaciones deportivas”, dijo Oliver Blume, Presidente del Consejo Directivo de Porsche AG.

Porsche Mission R

Auténticas prestaciones deportivas

El prototipo con tracción en las cuatro ruedas entrega casi 1100 caballos de potencia en el ‘modo de clasificación’ y acelera de 0 a 100 km/h en menos de 2,5 segundos. Su velocidad máxima se sitúa por encima de 300 km/h.

Gracias a los motores eléctricos y a las celdas de la batería de nuevo diseño, ambos equipados con un innovador sistema de refrigeración directa mediante aceite, el Porsche Mission R cuenta con una potencia constante de 680 CV (500 kW) en el ‘modo carrera’.

Los avances técnicos han permitido eliminar la reducción de potencia de la batería debido a las condiciones térmicas. El motor eléctrico delantero rinde hasta 435 CV (320 kW), mientras el trasero puede alcanzar los 653 CV (480 kW).

Gracias a la tecnología de 900 voltios y al sistema de carga Porsche Turbo Charging, apenas es necesaria una parada de 15 minutos durante la carrera para alimentar la batería desde el 5 hasta el 80 por ciento. La potencia máxima de carga es de 340 kW.

En materia de aerodinámica, el Mission R incorpora una evolución del Porsche Active Aerodynamics (PAA) con Drag Reduction System (DRS) en la sección frontal y en el alerón trasero. Su parte delantera presenta dos tomas de aire laterales con tres lamas cada una, mientras que detrás lleva un alerón regulable dividido en dos secciones.

Porsche Mission R

Carrocería enfocada a la sostenibilidad

El prototipo es innovador por el concepto de propulsión eléctrica y también por su carrocería enfocada a la sostenibilidad y la reducción de CO2.

Está hecha en gran parte de plástico reforzado con fibra natural (NFRP, por sus siglas en inglés), cuyo elemento básico es la fibra de lino. Este material ecológico también es utilizado en el labio del spoiler delantero, en el difusor y en los faldones laterales.

El plástico reforzado está muy presente en el interior del Mission R, por ejemplo, en los paneles de las puertas, los asientos y la parte trasera.

Acercando carreras virtuales a las reales

El diseño del habitáculo está totalmente centrado en el conductor. Una pantalla perfectamente ubicada entre los controles del volante muestra datos relevantes durante la carrera.

Otro monitor situado sobre la columna de dirección sirve para proyectar las imágenes de las cámaras de los espejos retrovisores laterales y del espejo retrovisor central.

Una pantalla táctil ubicada a la derecha del asiento permite consultar, entre otros, los datos biométricos del conductor. En el prototipo pueden ser instaladas más cámaras en el interior para conseguir extraordinarias tomas en una transmisión en directo.

Con el proyecto Mission R, Porsche acerca más que nunca las carreras reales y las virtuales. El puesto de conducción en el chasís monocasco del vehículo recuerda a un simulador de juegos electrónicos.

Scroll to Top