Es lo que es

Pruebas de COVID-19, todo lo que debes saber

Comparte en

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Las pruebas son esenciales para detener la propagación de la variante ómicron. Pero, a casi dos años del inicio de la pandemia, muchas personas todavía están confundidas sobre la mejor manera de hacerse la prueba de COVID-19, o se sienten frustradas porque no pueden conseguir una cita o un kit de prueba.

Por: Morfema Press / Tara Parker-Pope, Dani Blum y Nicole Stock – NY Times

Los vendedores se han quedado sin pruebas caseras y las largas colas en los centros de pruebas han dificultado que las personas averigüen con rapidez si están contagiadas. Le pedimos a un grupo de expertos en salud pública que respondan algunas preguntas comunes sobre las pruebas de coronavirus durante el aumento de casos de ómicron. Y esto es lo que nos dijeron.

Las pruebas de virus se clasifican en función de lo que buscan: las pruebas moleculares son las que buscan el material genético del virus y las pruebas de antígenos son las que buscan proteínas virales. Pero comparar las pruebas rápidas de antígenos con las pruebas de laboratorio (también conocidas como pruebas PCR) es como comparar una radiografía con una resonancia magnética. Ambas son confiables, tienen propósitos particulares y pueden ser útiles en diferentes momentos. La ventaja de una radiografía es que es barata, rápida y bastante buena para detectar problemas obvios. Una resonancia magnética demora mucho más y es más costosa, pero brinda una visión más precisa de lo que está sucediendo en el cuerpo.

La ventaja de las pruebas rápidas de antígenos, ya sean realizadas en un laboratorio o con una prueba casera, es que son rápidas, relativamente baratas y muy confiables para decirte si estás propagando el virus. Una prueba PCR es más sensible y detecta más pronto la infección, pero demora más en entregar el resultado. Ambas pruebas son útiles, pero al propagarse una variante tan veloz como la ómicron, la prueba rápida puede lograr que alguien se aísle antes, lo que salva a otros de tus microbios.

Las pruebas caseras pueden decirte si estás infectado con coronavirus en este momento. Por lo tanto, debes realizarte una cuando ya se aproxime la hora de la reunión, preferiblemente una o dos horas antes de que suceda la celebración, aconseja Ashish K. Jha, decano de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Brown.

Michael Mina, quien trabajó como epidemiólogo en Harvard y que ahora es el director científico de eMed, una compañía que distribuye pruebas caseras, aconseja un periodo de tiempo más corto. El experto sugiere que realices el examen en tu automóvil solo 15 minutos antes del evento, si eso es práctico.

Aunque es importante hacerte la prueba el mismo día del evento, si tienes tiempo o pruebas adicionales, es mejor hacer dos pruebas en varios días que una. Unos días antes de la fiesta, hazte una prueba de laboratorio o una rápida, y luego asegúrate de volver a hacerte la prueba el día del evento.

Un test negativo no reduce el riesgo a cero. Pero la realización de la prueba reduce significativamente el riesgo de que alguien en tu reunión transmita el virus. “Una prueba no te protegerá de la infección”, dice Mina. “Una prueba te protegerá de contagiar a otras personas”.

Si viajas en avión o en tren, debes hacerte la prueba el día que viajes para asegurarte de que no vas a infectar a las personas que te acompañan. Cuando llegues, debes hacerte la prueba en dos o tres días para asegurarte de que no te has contagiado con el virus durante el viaje.

La precaución más importante es que todas las personas que asistan a la fiesta, y sean elegibles, tengan su esquema de vacunación completo y ya se hayan puesto la vacuna de refuerzo. Pero dado que incluso las personas vacunadas pueden transmitir la variante ómicron, las pruebas rápidas unas horas antes de un evento añaden otra capa de protección y pueden evitar que una persona contagiada transmita el virus sin saberlo.

Pero si no pueden encontrar pruebas caseras rápidas, todo el mundo debería intentar hacerse una prueba de laboratorio lo más cerca posible del evento, programándola para que se obtengan los resultados antes de ver a todo el mundo. “Cualquier prueba es mejor que ninguna”, afirma Mara Aspinall, experta en diagnósticos biomédicos de la Universidad Estatal de Arizona y miembro de la junta directiva de OraSure, que fabrica pruebas rápidas de covid.

Limita otras actividades e intenta aislarte mientras esperas los resultados del laboratorio para no contagiarte mientras tanto.

Si todos los asistentes a la fiesta no pueden someterse a las pruebas, habrá que evaluar el riesgo. Si las personas que se reunirán son relativamente jóvenes y sanas, y además se han vacunado y tienen el refuerzo, el riesgo es relativamente bajo.

Pero si va a asistir una persona vulnerable —alguien muy mayor o con riesgos importantes para la salud—, puedes optar por una celebración con menos invitados o cancelarla si todo el mundo no puede hacerse la prueba. Si deciden reunirse sin realizar las pruebas, considera la posibilidad de pedirle a todo el mundo que use mascarillas, y concéntrate en la ventilación: abre las ventanas o consigue un filtro de aire HEPA. Si estás en una zona cálida, intenta realizar actividades al aire libre.

“Si no te puedes hacer pruebas, tienes que decidir cuánto riesgo estás dispuesto a correr”, dice Robert Wachter, profesor y presidente del departamento de medicina de la Universidad de California en San Francisco. “¿Me reuniría si no puedo encontrar una prueba? En una situación de riesgo relativamente bajo, en la que todo el mundo está vacunado y se siente bien, probablemente lo haría. Si alguien tiene un riesgo alto, y no puedo conseguir una prueba, creo que pediría que la gente use mascarillas y mantendría las ventanas abiertas. Haría lo mejor que pudiera para mantener a todo el mundo lo más seguro posible”.

La variante ómicron se propaga rápidamente, y muchos expertos en salud pública dicen que las personas con posible exposición al virus deberían hacerse la prueba antes de lo aconsejado para las variantes anteriores. Las recomendaciones actuales de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades dicen que las personas vacunadas no tienen que estar en cuarentena si han tenido un contacto directo con alguien que tiene COVID-19, pero deben hacerse la prueba cinco días después. Sin embargo, los expertos en pruebas dicen que probablemente eso no sea lo suficientemente pronto en el caso de la variante ómicron.

Un reciente brote por la variante ómicron en Noruega, tras una fiesta de oficina en noviembre, nos da pistas sobre el mejor momento para realizar las pruebas en función de la rapidez con la que una exposición a la variante ómicron puede “convertirse” en una infección, dijo Wachter. La reunión fue convocada un día viernes y se realizó en un restaurante, además, todos estaban vacunados. De los 80 casos confirmados y sospechosos, casi el 75 por ciento se detectaron el domingo, el lunes y el martes posteriores a la fiesta. Esto sugiere que los mejores momentos para realizar las pruebas son los días dos, tres y cuatro después de la exposición.

Así pues, si crees que has estado expuesto a una persona contagiada, o has viajado por los aeropuertos y te preocupa haber contraído el virus, el mejor momento para empezar a realizar las pruebas es probablemente el segundo y tercer día después del incidente. Si puedes, hazte la prueba diariamente o cada dos días, al menos hasta el sexto día. Y si sabes que has estado expuesto a una persona infectada, es una buena idea limitar tus contactos y ponerte un cubrebocas cuando estés con otras personas durante una semana después de la exposición.

Sí. No te hagas la prueba inmediatamente después de haber estado expuesto o de una reunión de alto riesgo y asumas que estás fuera de peligro, porque el virus puede tardar unos días en alcanzar niveles detectables. “Hacerlo demasiado pronto es como una prueba de embarazo”, dice Panagis Galiatsatos, médico especialista en medicina pulmonar y de cuidados críticos de Johns Hopkins Medicine. “Si se hace la prueba demasiado pronto, no significa nada”.

El consejo cambia si ya tienes síntomas de covid. En ese caso, debes hacerte la prueba de inmediato. Intenta hacerte una prueba rápida el mismo día en que comienzan los síntomas y, si es negativa, hazte otra unos días después.

Si la primera prueba es negativa después de haber tenido una exposición conocida (o de haber asistido a una reunión de alto riesgo), debes hacerte otra dos o tres días después, tomando precauciones durante ese periodo.

No. Si empiezas a sentir los síntomas de covid, especialmente si vives en una zona con un elevado número de casos, debes asumir que tienes el virus, al menos hasta que hayas dado negativo en las pruebas al menos dos veces durante unos días. Los primeros síntomas en una persona vacunada pueden ser una señal de que el cuerpo está luchando contra el virus, y es posible que la carga viral no sea todavía lo suficientemente alta como para que la prueba rápida dé un resultado positivo. “Tómate los síntomas en serio”, dice Mina. “Nuestros cuerpos nos están dando una señal de alerta temprana”.

Si tienes síntomas y tu prueba rápida casera es negativa, sigue siendo una buena idea intentar hacerte una prueba de PCR en el laboratorio, que puede detectar antes el virus. Si esa prueba también es negativa, es poco probable que tengas covid. Pero si tienes algún síntoma respiratorio, debes permanecer en casa. Además de la covid, puedes pedir que te hagan la prueba de otras dos enfermedades víricas potencialmente graves —la gripe y el virus respiratorio sincitial (VRS)— que también están circulando.

Aunque no está claro con qué frecuencia ocurre, algunas personas que se someten a la prueba de covid en un hospital o centro de pruebas reciben un resultado “indeterminado”. Si te ocurre esto, no debes dar por sentado que eres negativo. Debes volver a realizar la prueba, si es posible en otro laboratorio.

Los resultados indeterminados se producen por diversas razones. A veces, la propia muestra es inadecuada para la prueba. En algunos casos, un error en el procesamiento o un problema de calibración de la máquina puede conducir a un resultado indeterminado. Y a veces ocurre porque la carga viral del paciente es tan baja que no genera un resultado positivo verdadero.

Si tu prueba rápida es positiva, debes asumir que tienes covid. Si tienes motivos para dudar del resultado, puedes realizarte una segunda prueba. Los falsos positivos no son comunes, pero pueden ocurrir. La mayoría de los expertos afirman que se aislarían después de una prueba rápida positiva, pero que también se harían una prueba de confirmación en un laboratorio. La realización de la prueba de confirmación en el laboratorio significa que el resultado positivo quedará documentado en el historial médico, lo que podría acelerar las cosas si el paciente necesita tratamientos adicionales o presenta problemas de salud relacionados con la covid en el futuro.

Es posible dar un resultado negativo en una prueba rápida y positivo en una prueba PCR. Ambos resultados pueden ser correctos, aunque no coincidan. La razón es que las pruebas buscan cosas diferentes. Las rápidas buscan antígenos que indiquen que estás transmitiendo la infección. Un resultado negativo indica que no estás propagando el coronavirus en este momento. Una prueba PCR de laboratorio es más sensible y puede indicarte antes si estás infectado con el coronavirus. Es posible que una PCR detecte el coronavirus cuando no estás transmitiendo la infección.

Si el resultado de la prueba rápida de antígenos es positivo y, más tarde, el de la prueba de PCR es negativo, es probable que no tengas covid, dijo Jha. En este caso, la rápida probablemente fue un falso positivo.

Si tienes síntomas respiratorios y obtienes resultados contradictorios en las pruebas, vale la pena hacerte una tercera prueba de laboratorio uno o dos días después para desempatar.

“Si las pruebas se realizan en el contexto de los síntomas y se obtiene un resultado positivo en cualquiera de ellas, yo las tomaría en serio y las consideraría positivas, y no me tranquilizaría por la negativa”, dijo Paul Sax, experto en enfermedades infecciosas del Hospital Brigham and Women’s y profesor de la Escuela de Medicina de Harvard.

Si los resultados de las pruebas son contradictorios y no te puedes hacer una tercera prueba para salir de dudas, hay que tomar medidas de protección para evitar la propagación de la enfermedad, dijo Tara Kirk Sell, investigadora principal del Centro de Seguridad de la Salud de Johns Hopkins.

Todas las pruebas de virus utilizan una muestra recogida de la nariz, la garganta o la boca que puede enviarse a un laboratorio o procesarse en cuestión de minutos en casa.

Una prueba de antígenos busca rastros de proteínas de coronavirus. La mayoría de las pruebas rápidas de antígenos caseras funcionan de forma parecida a una prueba de embarazo: si se detectan antígenos del virus en la muestra, una línea en una tira de papel se vuelve oscura. Son muy confiables para decirte si estás contagiando el virus el día que te haces la prueba, pero una sola prueba no te dirá que definitivamente no tienes coronavirus. Su principal ventaja es que es rápida, y puede usarse para reducir el riesgo al asistir a pequeñas reuniones en interiores.

La prueba molecular de laboratorio, también conocida como prueba de reacción en cadena de la polimerasa (PCR, por su sigla en inglés), usa una técnica que busca fragmentos del material genético del virus, de forma similar a la de un detective que busca ADN en la escena del crimen. Esta prueba se considera el estándar de oro de las pruebas de coronavirus debido a su capacidad para detectar incluso cantidades muy pequeñas de carga viral. Un resultado positivo en una prueba de PCR significa casi con toda seguridad que estás infectado con el virus. El inconveniente es que el tiempo de respuesta típico es de uno a tres días, y durante la actual oleada de la variante ómicron, las personas que buscan tests están esperando en largas filas y algunos centros se están quedando sin pruebas.

Algunas pruebas de laboratorio utilizan un hisopo nasofaríngeo que se introduce profundamente (y de forma incómoda) en la cavidad nasal. Las pruebas caseras suelen basarse en un hisopo nasal que recoge una muestra con unos pocos movimientos dentro de ambas fosas nasales. Y algunas utilizan un método de recogida que requiere que el paciente babee o escupa en un tubo de ensayo. Algunas personas pueden tardar unos cinco minutos en generar suficiente saliva para llenar el frasco, y los centros de pruebas piden que no se coma ni se beba nada 30 minutos antes de recoger la muestra de saliva.

Las pruebas de saliva son ligeramente menos precisas que los hisopos nasales, pero la diferencia no es tan significativa, dijo Adam Ratner, director de enfermedades infecciosas pediátricas del Hospital Infantil Hassenfeld de la NYU Langone.

Mientras las pruebas estén aprobadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) en virtud de una autorización de uso de emergencia, no importa la marca que se adquiera, dijo Ratner.

Las pruebas caseras pueden comprarse en la mayoría de las farmacias, aunque Walgreens y CVS anunciaron que están limitando el número de kits de pruebas por compra en los establecimientos de todo el país en medio de un aumento de la demanda.

En la actualidad, hay varias pruebas rápidas de antígenos caseras que están disponibles en Estados Unidos. Las más conocidas son BinaxNOW de Abbott, QuickVue de Quidel y la prueba recientemente autorizada por Acon Labs, Flowflex. Entre las pruebas más recientes del mercado se encuentran Intrivo On/Go, la prueba iHealth Covid-19 y el kit de prueba digital para uso doméstico BD Veritor. La InteliSwab es la que más tiempo de espera tiene, entre 30 y 40 minutos. La australiana Ellume ha sido noticia por un alto índice de falsos positivos, pero esas pruebas defectuosas han sido retiradas del mercado. La mayoría de las pruebas suelen venir en paquetes de dos por caja, aunque Flowflex ofrece un paquete de una sola prueba por unos diez dólares. Lee la etiqueta antes de comprar. Algunas de las pruebas requieren una aplicación para celular.

Una prueba casera más cara, denominada prueba molecular casera rápida, emplea una tecnología similar a la que puedes conseguir en la consulta médica. Aunque una prueba molecular es más sensible, estas pruebas también pueden ser difíciles de encontrar y son caras, por lo que no son una opción práctica para que la mayoría de la gente las utilice regularmente. El kit de pruebas Lucira Check It cuesta 75 dólares y tarda unos 30 minutos. Una nueva prueba, Detect, ofrece un kit inicial de 75 dólares que incluye un “centro” reutilizable que procesa la prueba en aproximadamente una hora. Las pruebas adicionales de Detect cuestan 49 dólares cada una, pero suelen estar agotadas. Otra prueba llamada Cue ofrece planes de suscripción que incluyen un lector de pruebas de 149 dólares y una suscripción mensual de 49 dólares que incluye diez pruebas al año y descuentos en futuras pruebas.

Scroll to Top