Morfema Press

Es lo que es

Ciclos tecnológicos y geopolíticos

Comparte en

Por George Friedman en GPF

Ha habido informes aparentemente interminables de despidos masivos en la industria tecnológica. En parte se deben a circunstancias económicas, por supuesto, pero los informes pasan por alto la madurez inherente de la industria tecnológica. Por madurez, me refiero a dos cosas: la tasa de innovación genuina ha disminuido ampliamente, y la industria parece haber priorizado la necesidad de producir sobre la necesidad de descubrir nuevas posibilidades tecnológicas.

En cierto punto, se hizo difícil imaginar nuevos productos construidos alrededor del microchip, cuya importancia no se puede subestimar. Más precisamente, los apetitos del mercado se saciaron cada vez más. Las nuevas versiones de productos más antiguos no presentaban capacidades radicalmente deseables sino mejoras menores a productos muy útiles. A veces, el cambio se introdujo por cambiar. La tecnología estaba llegando al límite técnico de sorprender a las personas y suscitar en ellas la urgencia de adquirir nuevas versiones. La tecnología no estaba obsoleta, pero tampoco era extraordinaria.

Este ciclo está integrado en el capitalismo industrial. El automóvil se construyó alrededor del motor de combustión interna, y su producción en masa cambió fundamentalmente el mundo. Se transformaron los patrones de uso del suelo, las posibilidades de ubicación de viviendas, la cultura misma de la civilización y el significado de la distancia. El motor de combustión interna cambió la producción y distribución de bienes y las relaciones humanas. También se convirtió en un símbolo de estatus social. Diferentes marcas, construidas esencialmente sobre la misma tecnología, asumieron y, en ocasiones, definieron una nueva identidad.

La industria automotriz aprendió cómo comercializar y cómo hacer que el público desee un automóvil nuevo. La nueva versión a menudo contaba con mayores mejoras. Las transmisiones automáticas, los frenos eléctricos, los limpiaparabrisas y demás impulsaron el negocio, y la rotación de automóviles fue impresionante. La exhibición anual de nuevos modelos se convirtió en un evento importante, incluso cuando cambiar su automóvil de un año por uno nuevo se volvió difícil.

En la década de 1960, se volvió cada vez más difícil pensar en innovaciones que obligaran a los clientes a cambiar autos completamente utilizables por algo nuevo. La posición social como beneficio adicional del automóvil comenzó a declinar. En la década de 1970, la industria automotriz se tambaleaba financieramente, y lo que alguna vez fueron trabajos garantizados de por vida se convirtieron en una serie de despidos, solo 50 años después de que el automóvil cambiara el mundo. Desesperados por innovar, los fabricantes diseñaron autos que podían volar o vendieron autos que también podían ser barcos. Pero todo lo que se podía vender tenía cambios modestos en una mercancía necesaria.

El problema era que el automóvil había llegado a un límite, no de innovación sino de la velocidad de innovación que impulsaba la demanda. Se convirtió en una utilidad, no en la realización de un sueño o en una señal de sofisticación. Esto es lo que está sucediendo en la industria tecnológica hoy en día. Recientemente, rompí mi celular y fui a comprar uno nuevo. El nuevo ofrecía novedades que no quería, y mucho menos entender. Una vez estuve obsesionado con la informática. Ahora, a medida que aumentan los precios y disminuye la facilidad de uso, añoro mi Blackberry. Eso no quiere decir que las innovaciones no sean reales; es solo que ahora, la mayoría de los productos vienen en diferentes colores, vendidos por un vendedor como alguna vez fue mi viejo Plymouth. La innovación ha creado un nivel de complejidad que ha disminuido la motivación para reemplazar un teléfono.

Las historias del automóvil y el teléfono celular están presagiadas por la extraordinaria llegada de la electricidad a fines del siglo XIX, que cambió drásticamente la experiencia humana. Al principio se consideró que no era importante. Entonces fue visto como el final de la historia. Luego, su propio éxito lo hizo rutinario y banal. Podría hablar de la máquina de vapor y el ferrocarril, los cuales fueron pivotes históricos que nunca nos abandonaron pero tampoco volvieron al romance que habían sido. Cada uno era parte de la creación de un ciclo de geopolítica. Como he dicho en otra parte, se acerca el momento de que la economía de alta tecnología (lo que prefiero llamar la economía del microchip) sea reemplazada por otras cosas, momento en el cual los nietos de mis hijos se reirán de la idea de que la PC era algo avanzado

Scroll to Top