Es lo que es

Crímenes de odio y babas de odio. Hay una diferencia entre la violencia y la crítica

Comparte en

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Por si acaso no se han dado cuenta, estamos en medio de la «semana nacional de concienciación sobre los delitos de odio». Este evento, que suena orwelliano, es muy popular entre las fuerzas policiales de todo el país, lo que ha llevado a algunas de ellas a publicar fotografías de sus desgraciadamente llamados «agentes de delitos de odio». Al principio supuse que el trabajo consistía en acabar con los delitos de odio, aunque ahora me pregunto si en realidad se trata de aumentar las cifras.

Por: Joan Smith – The Critic

La Fiscalía de la Corona está ciertamente interesada en ello, afirmando saber que «más de la mitad de los incidentes de delitos de odio no se denuncian a la policía». Refleja la suposición generalizada de que aumentar el número de incidentes registrados es algo positivo, aunque la propia noción de «delito de odio» esté sumida en la confusión. ¿Qué constituye un delito de odio? ¿Es diferente de un «incidente de delito de odio», que no necesariamente da lugar a que la policía o la fiscalía identifiquen un delito real?

La ausencia de una definición clara es el núcleo del problema, algo que la policía y los fiscales dejan de lado en su afán por registrar cada vez más casos. Definen un delito de odio como el motivado por la «hostilidad» hacia alguien por motivos de raza, religión, orientación sexual, discapacidad o identidad trans. (Las mujeres fueron excluidas de la legislación, un descuido revelador, aunque añadir la misoginia, en mi opinión, daría lugar a un montón de denuncias maliciosas contra las feministas por parte de los transactivistas). Todo esto suena bastante razonable hasta que se descubre que la «hostilidad», según el CPS, incluye no sólo las viles manifestaciones de racismo u homofobia, sino también «la antipatía, el antagonismo, el resentimiento y la aversión». ¿La antipatía es ahora algo que hay que denunciar a la policía?

Merece la pena tener en cuenta esta definición tras la publicación la semana pasada de unas estadísticas que parecen mostrar un país sumido en una creciente tormenta de odio. El número de delitos de odio registrados por las fuerzas policiales en Inglaterra y Gales en el año que terminó en marzo de 2022 aumentó en algo más de una cuarta parte, hasta 155.841, y la gran mayoría de ellos estaban relacionados con el racismo. Pero el mayor aumento se produjo en las denuncias de delitos de odio contra personas trans, que ascendieron a 4.355, un 56% más que el año anterior. En algunos círculos, esta última cifra se utilizó como prueba de la creciente «transfobia», lo que supuestamente apoya la afirmación de los activistas de que las personas trans son el sector más oprimido de la población.

No hay que buscar mucho en el informe oficial para encontrar una importante advertencia, en forma de admisión de que las autoridades no saben realmente si ha habido un aumento real de los delitos de odio o si las cifras reflejan simplemente el aumento de los registros policiales. «Debido a estos cambios, las cifras de delitos registrados por la policía no proporcionan actualmente tendencias fiables sobre los delitos de odio», advirtió el Ministerio del Interior. De hecho, otro conjunto de cifras oficiales, la Encuesta sobre la delincuencia en Inglaterra y Gales, ha sugerido que la gente está experimentando menos incidentes de odio, incidentes que han disminuido en un 40% en la última década.

He aquí otra estadística de la que no se informó ampliamente: sólo el nueve por ciento de todos los «delitos marcados por el odio» dieron lugar a una acusación o citación, lo que en realidad supuso un pequeño descenso respecto a 2021. Parece que los delitos graves -violencia contra las personas, daños criminales o incendios provocados- llegan a los tribunales, pero eso deja un vasto territorio de casos que no lo hacen. Esto puede deberse a problemas probatorios en algunos casos, pero sabemos que algunas fuerzas policiales han estado manteniendo registros de una categoría absurda, «incidentes de odio no delictivos», con implicaciones perjudiciales para las personas etiquetadas de esta manera sin saberlo. Sarah Phillimore ha escrito para The Critic sobre su descubrimiento de que la policía de Wiltshire había recopilado doce páginas de sus tweets sin su conocimiento y la había registrado como «una abogada que publica odio». Finalmente, la policía accedió a eliminar el material de su base de datos, pero ¿cuántos otros han sido calumniados de esta manera?

Los conceptos erróneos de la opinión pública sobre los delitos de odio están muy extendidos, incluida la idea de que se trata de un delito autónomo. No lo es: la legislación permite imponer penas más severas cuando un delito se califica como delito de odio, pero los investigadores deben encontrar primero un delito penal al que adjuntarlo. En ese sentido, denunciar un delito de odio es un nombre equivocado, lo que no ha impedido que varias fuerzas policiales animen a la gente a hacerlo. La policía metropolitana, actualmente en medidas especiales tras un torrente de revelaciones sobre misoginia, racismo y falta de identificación de depredadores sexuales entre sus propias filas, es una de las fuerzas que participan en la semana nacional de concienciación sobre los delitos de odio.

La Met (Policía Metropolitana de Londres) muestra el previsible entusiasmo por aumentar las cifras, admitiendo que «no todos los incidentes de odio llegarán a ser delitos», pero insistiendo en que «es igualmente importante que sean denunciados y registrados por la policía». En una admisión aún más sorprendente, la guía de la Met pasa a reconocer que «la prueba del elemento de odio no es un requisito». (Pero, pero, pero,…estoy tentada de protestar, ¿por qué no podemos aplicar el mismo principio a los casos de violación?)

Es difícil pensar en una acusación más contundente del campo de minas creado por la legislación sobre delitos de odio. Ya existen leyes para castigar a los individuos que amenazan con herir, violar o matar a otras personas, pero la mala dirección y la falta de recursos han permitido que la policía descuide su deber de proteger al público. Si existe un argumento para la legislación sobre delitos de odio, debería utilizarse dentro de unos límites mucho más estrictos, y no para hacer frente a publicaciones groseras o burlonas en las redes sociales. Desde luego, no debería ser una excusa para hacer demostraciones de solidaridad con las causas de moda.

La policía de Northamptonshire no podría estar más de acuerdo con la semana nacional de concienciación sobre los delitos de odio. El cuerpo se jacta de «unirse a las agencias asociadas esta semana para defender la diversidad y la tolerancia». Algunos podrían pensar que investigar los delitos violentos es una prioridad más urgente, dado que el año pasado sólo 15 personas fueron condenadas por violación en Northants, a pesar de que la policía registró casi mil nuevos delitos. Pero eso sólo ocurre a las mujeres, y ¿cuándo hemos estado de moda?

Scroll to Top