Morfema Press

Es lo que es

El cerebro de los hombres cambia cuando se convierten en padres

Comparte en

Vía Washington Post

Según un investigador, los cambios cerebrales que experimentan los hombres pueden favorecer el vínculo afectivo y la conexión con su bebé

La pregunta:

¿Es cierto que el cerebro de los hombres cambia cuando se convierten en padres?

La ciencia:

La crianza de los hijos requiere unas habilidades únicas. Madres y padres tienen que anticiparse a las necesidades de sus hijos, comprenderlos y cuidarlos, a menudo sin experiencia y con muy pocas horas de sueño. Según algunos investigadores, no es de extrañar que los padres tengan que adaptarse para desempeñar con éxito sus nuevas funciones.

Los estudios han demostrado, por ejemplo, que cuando las mujeres se quedan embarazadas y después de dar a luz, se producen cambios físicos en sus cerebros que, según sospechan algunos investigadores, pueden ayudar a preparar a las mujeres para la maternidad.

Y las investigaciones demuestran que los nuevos padres experimentan cambios similares.

Los cambios cerebrales que experimentan los hombres pueden favorecer “la capacidad de formar un vínculo con el bebé y conectar sensiblemente con él, porque eso es importante para la supervivencia de nuestra especie”, afirma Darby Saxbe, profesora de psicología de la Universidad del Sur de California que ha estudiado los cambios estructurales del cerebro.

Saxbe y sus colegas españoles realizaron estudios de imagen cerebral en 40 futuros padres antes y después del nacimiento de su primer hijo. Los investigadores descubrieron que, aunque los cambios estructurales eran más sutiles que los observados en las mujeres, los hombres experimentaban una reducción de la materia gris antes y después de ser padres.

Los investigadores observaron que estos cambios se producían principalmente en la corteza cerebral, que desempeña un papel en el funcionamiento ejecutivo, incluyendo la memoria, el pensamiento, el razonamiento, el aprendizaje, la resolución de problemas y el procesamiento emocional. Según Saxbe, se cree que esta reducción, un tipo de proceso de racionalización, ayuda al cerebro a procesar la información de forma más eficaz.

De hecho, en un estudio de seguimiento, Saxbe y un colega descubrieron que entre 38 padres primerizos, los que experimentaron una reducción más significativa del volumen de materia gris en la corteza cerebral manifestaron una mayor motivación y compromiso hacia la paternidad.

“Se sentían más unidos a sus bebés antes de nacer”, explica. “Y luego, posteriormente, pasaban más tiempo con sus bebés como cuidadores principales”.

Los hombres también experimentan cambios hormonales antes y después de ser padres.

Un estudio demostró que la primera vez que toman en brazos a sus recién nacidos, los padres reciben un subidón de oxitocina, importante para el vínculo afectivo.

Otro estudio, realizado con más de 600 hombres, descubrió que los varones de veintipocos años con niveles más altos de testosterona tenían más probabilidades de ser padres en pareja en el periodo de seguimiento, cuatro años más tarde. Después, los que se convirtieron en padres en pareja experimentaron descensos significativos de testosterona, en comparación con los no padres solteros, que experimentaron descensos modestos.

Los niveles más altos de testosterona en los hombres, entre otras cosas, facilitan la competencia a la hora de buscar pareja. “La idea es que el descenso de la testosterona en la transición a la paternidad reorienta la atención y las prioridades… hacia la familia”, afirma Lee Gettler, profesor de antropología de la Universidad de Notre Dame y autor principal del estudio sobre la testosterona.

Gettler y sus colegas observaron algunos resultados complementarios en los hombres que volvieron a ser padres a los 30 años. Sin embargo, los resultados fueron menos espectaculares en los padres de más edad, posiblemente porque los hombres producen menos testosterona a medida que envejecen, afirma Gettler, también director del Laboratorio de Hormonas, Salud y Comportamiento Humano de la Universidad de Notre Dame.

En otro estudio, la reducción de testosterona y el aumento de cortisol, la hormona del estrés, en hombres que acababan de ser padres se relacionó con una mayor implicación parental en los meses siguientes.

Según los expertos, no se sabe tanto sobre los cambios que se producen en los hombres que se convierten en padrastros o padres adoptivos.

Según un estudio, los padres homosexuales que eran los cuidadores principales mostraban una elevada activación en el centro de procesamiento emocional del cerebro, similar a la de las madres que eran las cuidadoras principales.

“Los cuerpos de los hombres se preparan para las exigencias de la paternidad de formas paralelas a las que experimentan las madres, pero, en otros aspectos, son distintas o han evolucionado específicamente en los padres para ayudarles a centrarse en las necesidades de sus parejas y sus hijos”, afirma Gettler.

Qué más hay que saber:

Mientras que la reducción de la materia gris en los padres primerizos puede contribuir a una mejor vinculación y compromiso, los cambios también están vinculados a un mayor riesgo de depresión posparto, ansiedad y mala calidad del sueño en los hombres.

“Se trata más bien de una mezcla”, afirma Saxbe.

En resumen:

Desde los cambios estructurales del cerebro hasta los cambios hormonales, los cuerpos de los hombres parecen adaptarse para ayudarles a prepararse para la paternidad.

(c) 2024 , The Washington Post

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Scroll to Top
Scroll to Top