Es lo que es

La casa del día: La moderna renovación de la propiedad del «Hombre Topo» y su increíble historia

Comparte en

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Durante casi 40 años, William Lyttle cavó una serie de túneles interconectados debajo de su casa en Londres, Inglaterra. Lyttle, apodado el «Hombre Topo» fue desalojado en 2006 por motivos de seguridad y la casa quedó abandonada.

La artista Sue Webster compró la propiedad en 2012 y pasó cinco años transformándola en su hogar y estudio de arte. La casa remodelada, finalizada en el 2020 e intervenida por el grupo de arquitectos Adjaye Associates, rinde homenaje a su historia con habitaciones subterráneas y múltiples entradas.

El antes y el después de la «Casa Topo» y, como no, El Hombre Topo

Por: Morfema Press / Arch Daily / The Guardian

Ubicación: Londres, Inglaterra
Arquitectos: Adjaye Associates
Área: 256 m²
Año: 2020

Mole House es un espacio de trabajo en vivo de tres pisos en el corazón de Hackney, diseñado como una vivienda unifamiliar para la artista contemporánea Sue Webster.

El proyecto surgió como un ejercicio de excavación y retención, con la visión de Webster para el nuevo hogar fuertemente ligada a la historia y la estructura del edificio original.

La casa victoriana independiente quedó vacante y abandonada después de un arrendamiento de 40 años, en manos de un residente conocido localmente como El Hombre Topo de Hackney.

La conversión resultante celebra el legado de este sitio único, preservando la autenticidad con nuevas adiciones que se delinean claramente de los elementos existentes.

El diseño nace de un ejercicio arqueológico, una revelación gradual del tiempo a través del proceso de excavación: un descubrimiento de hasta 2000 toneladas de hormigón de relleno que revela varios años de historia doméstica fosilizada.

La nueva Casa Topo

El edificio rehabilitado ocupa una parcela triangular y se ha ampliado en el nivel del sótano, ofreciendo espacios de vida de planta abierta recién configurados, cada uno rodeado por un jardín hundido a lo largo de su perímetro.

Hay múltiples entradas a la casa, un reflejo de los túneles excavados debajo, dos de estas entradas son directamente accesibles desde el camino de entrada y Mortimer Road, una lo guía al estudio de la planta baja y la otra al espacio habitable de la casa principal.

También hay una entrada a la casa a través de un conjunto de escalones que conducen al jardín delantero y, finalmente, al estudio y al jardín trasero.

Con esta cuidadosa y metódica excavación, podrás experimentar los pedazos de historia descubiertos, momentos de un tiempo anterior, que quedan expuestos mientras caminas por el jardín.

Externamente, se conserva el tejido de mampostería original, con 15.000 ladrillos de Londres recuperados de la misma propiedad que se utilizan para suplantar las áreas con daño en exceso.

El enlucido exterior se mantiene, expresando la apariencia de búnker abandonado del edificio. Nuevos ventanales de concreto bordeados por marcos de bronce patinado sobresalen debajo de una banda de concreto, cortando horizontalmente la altura de la casa.

El Hombre Topo

Desde principios de la década de 1960, el hombre que heredó, poseyó y vivió dentro de la propiedad victoriana de un millón de libras esterlinas, William Lyttle, estuvo excavando.

Según el consejo de la ciudad, que usó escáneres de ultrasonido para determinar el alcance del problema, la red de madrigueras debajo de la casa alcanzó unos 8 metros de profundidad, extendiéndose hasta a 20 metros en todas las direcciones, por fuera del perímetro de su casa.

Armado con una pala y una polea casera la explotación de la cantera comprometió seriamente la integridad estructural, la casa finalmente fue incautada en el año 2006 y Lytte murió en el 2010 debiendo al estado 450 mil libras esterlinas.

Sus madrigueras se taponaron con hormigón celular para restablecer la seguridad estructural y se retiraron más de 33 toneladas de escombros del sitio.

La artista Sue Webster se sintió atraída por el potencial de la propiedad independiente, cautivado por sus capas acumuladas de historia, tanto arquitectónicas como sociales.

Mole House demuestra una visión combinada entre el cliente y el arquitecto que exalta las historias urbanas, táctiles y personales. Su enfoque de diseño se define por la restauración considerada, la autenticidad del material y la funcionalidad elevada.

Scroll to Top