Es lo que es

Nasa: Erupción en Tonga fue equivalente a cientos de bombas de Hiroshima

Comparte en

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

La erupción volcánica de Tonga desató fuerzas explosivas que eclipsaron el poder de la bomba atómica de Hiroshima, dijeron científicos de la NASA, mientras los sobrevivientes describían el lunes cómo la devastadora explosión del Pacífico «desordenó nuestros cerebros»

El Observatorio de la Tierra de la NASA dijo que el volcán Hunga Tonga-Hunga Ha’apai arrojó escombros a una altura de 40 kilómetros (25 millas) a la atmósfera durante la erupción del 15 de enero que provocó enormes olas de tsunami.

«Creemos que la cantidad de energía liberada por la erupción fue equivalente a entre cinco y 30 megatones (cinco a 30 millones de toneladas) de TNT», dijo el científico de la NASA Jim Garvin en un comunicado de prensa.

La NASA dijo que la erupción fue cientos de veces más fuerte que la bomba atómica estadounidense lanzada sobre la ciudad japonesa de Hiroshima en agosto de 1945, que se estimó en unos 15 kilotones (15.000 toneladas) de TNT.

La agencia dijo que la erupción «borró» la isla volcánica a unos 65 kilómetros (41 millas) al norte de la capital de Tonga, Nuku’alofa.

Cubrió el reino insular de unos 100.000 habitantes con una capa de ceniza tóxica, envenenando el agua potable, destruyendo cultivos y arrasando por completo con al menos dos aldeas.

También se cobró al menos tres vidas en Tonga y resultó en la muerte por ahogamiento de dos bañistas en Perú después de que olas gigantes azotaran el país sudamericano.

Las autoridades peruanas han declarado un desastre ambiental después de que las olas golpearan un petrolero que descargaba cerca de Lima, creando una gran mancha a lo largo de la costa.

No ha sido posible cuantificar los daños

En Tonga, la magnitud de la destrucción sigue sin estar clara después de que se interrumpieron las comunicaciones con islas remotas .

La periodista de Nuku’alofa, Mary Lyn Fonua, dijo que los lugareños aún estaban aceptando la magnitud del desastre.

«Está mucho más allá de lo que alguien aquí haya experimentado», dijo a la AFP.

«La onda expansiva de la erupción acaba de estropear nuestros cerebros, ahora estamos empezando a volver a la normalidad».

Fonua dijo que la fina capa de mugre gris que cubría todo estaba resultando difícil de soportar y generaba preocupaciones sobre problemas de salud a largo plazo.

«Llega a todas partes», dijo. «Te irrita los ojos, te salen llagas en la comisura de la boca, todo el mundo tiene las uñas ennegrecidas, parecemos un montón de mugrientos.

«Necesitamos un buen diluvio tropical para arrasar con todo».

Las fuerzas de defensa japonesas, neozelandesas y australianas han comenzado a entregar suministros de ayuda urgente, en particular agua, mientras mantienen estrictos protocolos de COVID-19 para preservar el estado libre de virus de Tonga.

Scroll to Top