Es lo que es

Putin sube la apuesta por una guerra que le va mal

Comparte en

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Vía Bloomberg Balance of Power

El presidente Vladimir Putin ha asegurado en repetidas ocasiones a los rusos que su invasión de Ucrania va tal como lo planeó, incluso cuando sus fuerzas no han logrado cumplir en el terreno. Esa narrativa se rompió hoy cuando anunció que reclutaría a los reservistas en su máquina de guerra con efecto inmediato.

Rusia está luchando no solo contra Ucrania sino contra todo el “Occidente colectivo” que quiere destruirlo, dijo Putin en un discurso explicando la decisión en la televisión nacional. Volvió a amenazar con utilizar todos los medios disponibles, incluidas las armas nucleares, para defender el territorio. “Esto no es un farol”, dijo.

El ministro de Defensa de Rusia, Sergei Shoigu, dijo que se está llamando a 300.000 reservistas. Eso se compara con las aproximadamente 180.000 tropas que Estados Unidos estimó que Rusia reunió para su invasión en febrero, una admisión tácita de que la guerra va mal después de que las fuerzas ucranianas desencadenaron una contraofensiva en las últimas semanas que rápidamente recuperó áreas en el este.

La movilización acerca la guerra a los rusos, algo que Putin ha limitado cuidadosamente para evitar posibles reacciones negativas. Si bien Shoigu enfatizó que los estudiantes y otras personas sin experiencia militar estarían exentos, el creciente número de bajas rusas será más difícil de ocultar.

Control evaluado del terreno en Ucrania

El ruido de sables nucleares de Putin se produce después de que las autoridades de ocupación en cuatro áreas de Ucrania anunciaran «referéndums» a partir del viernes sobre la absorción de los territorios en Rusia. Es una repetición del libro de jugadas de anexión de Putin en Crimea en 2014.

Entonces, el ejército de Ucrania no estaba en condiciones de resistir y Estados Unidos y Europa restringieron sus respuestas a las sanciones. Ahora, Ucrania tiene alrededor de 700.000 soldados en acción y Occidente continúa suministrándole armas, desde tanques y artillería hasta misiles de largo alcance.

Putin todavía se niega a llamar guerra a su “operación militar especial”. Pero a medida que aumentan las pérdidas en el campo de batalla de Rusia, es más difícil retratar su ofensiva como ganadora.

Ver tambien:

Scroll to Top