Es lo que es

Cómo murió El Zorro

Comparte en

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Guy Williams (1924-1989) es uno de los rostros más familiares de los televidentes que crecieron con la serie “El Zorro” en las tardes. Su interpretación de don Diego de la Vega lo convirtió en un ídolo popular, adorado por varias generaciones.

Por: Los Andes

Pero aquel héroe murió en el olvido. Williams adoptó a la Argentina como su lugar para vivir el amor y descansar de Hollywood.

En la década del 70, “El Zorro” se había convertido en un suceso cultural en Argentina gracias a la transmisión por televisión. Entonces, comenzaron las tratativas para contactar a Guy Williams y, de ser posible, llevarlo a Buenos Aires. El periodista Leo Gleizer se animó a viajar a California para convencer a la estrella de que viajar a Argentina sería una gran oportunidad laboral y para revitalizar su fama. Y así fue.

En abril de 1973, el aeropuerto de Ezeiza se vio colmado de chicos y grandes con los antifaces de El Zorro para celebrar tanto a Williams como a su compañero Henry Calvin, el intérprete del sargento García.

Williams y Calvin fueron el deleite de chicos y grandes en el aeropuerto de Argentina

El protagonista de la serie de Disney estuvo en varios programas de TV, incluyendo el almuerzo de Mirtha Legrand. Y ante semejante recibimiento, el actor volvió al país en otras ocasiones, se enamoró de Araceli Lisazo y hasta se dio el lujo de estelarizar shows teatrales y circenses junto al esgrimista Fernando Lúpiz, quien sería su leal amigo hasta la muerte.

Incluso, Williams quiso producir y protagonizar una película de “El Zorro”, con rodaje en Salta. Pero el financiamiento fue complicado y apenas Ramón “Palito” Ortega, uno de los únicos artistas activos en plena dictadura, se había interesado y podía aportar dinero. El problema fue que el cantante quería aplicar cambios al guion y otros actores, algo que llevó al proyecto a la cancelación prematura.

En 1978, en otra de sus tantas visitas a Argentina, Williams, de por entonces 54 años, conoció y tuvo un flechazo con la actriz Araceli Lisazo, treinta años menor. Pero su intenso romance se vio interrumpido por las idas y vueltas del actor a su natal California y los problemas maritales con Janice Cooper, la esposa que se negaba al divorcio y madre de sus dos hijos varones.

Guy Williams y su gran amor, la argentina Araceli Lisazo

Argentina como su hogar

A mediados de los años 80, cuando Williams finalmente obtuvo la separación formal, regresó al país y se estableció en un coqueto departamento en el exclusivo barrio porteño de Recoleta. Y por supuesto, también se reconcilió con la argentina que le robó el corazón.

“Me vino a buscar. Yo había tenido una discusión un poco violenta con mi marido y él me dijo: ‘Con ese hombre no podés seguir’”, recordó Lisazo en diálogo con Teleshow sobre ese momento, que estiró el romance hasta el día de la muerte de Williams, aunque no como muchos imaginan.

En uno de sus viajes a Los Ángeles para aparecer en televisión, Guy Williams sufrió una embolia. Como en EE.UU. ya no tenía ofertas laborales (después de “El Zorro” apenas se había lucido en “Bonanza” y “Perdidos en el espacio”), decidió privilegiar sus últimos años y cuidar su salud en Argentina, el país donde todavía podía considerarse una estrella.

Durante esta última etapa, el actor estadounidense cultivó un perfil bajo. Le gustaba tomar café en La Biela, en el barrio de Recoleta, leyendo The Buenos Aires Herald. Se lo veía caminando desde el hotel Alvear al edificio donde vivía y donde todos lo conocían.

El Zorro partió solo

En abril de 1989, Guy Williams ya tenía 65 años. Aproximadamente, el 30 de ese mes desapareció sin dejar su rastro. Sus vecinos lo hallaron muerto una semana más tarde, el 6 de mayo. El Zorro había sufrido un aneurisma cerebral que le provocó el deceso en su nuevo hogar. Los diarios salieron tarde a contar la noticia. Y algunas personas ni siquiera sabían que el artista seguía por estas tierras.

Guy Williams fue velado y enterrado en el cementerio de Chacarita, donde está el panteón de los actores. Pero en la ceremonia solamente estuvieron dos personas: la conductora Mirtha Legrand y el leal Fernando Lúpiz.

“Era un hombre encantador. Yo fui al entierro. Éramos dos personas, Fernando Lúpiz y yo. Fuimos a Chacarita y me impresionó porque sobre en el ataúd le habían puesto la bandera de Estados Unidos”, recordó la diva en una de sus mesazas.

Los restos de Williams solamente estuvieron dos años en Argentina. De su esposa Cooper nada se supo. Y de sus hijos, recién hubo novedades unos cuantos años después.

En 1991, Steve Catalano -el mayor- recibió las cenizas de su padre en California y cumplió el deseo de que fueran esparcidas en las montañas de California, en la playa de Malibú y en el océano Pacífico.

Morfema Press

Scroll to Top