Es lo que es

El olvidado Museo del Transporte de Caracas

Comparte en

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

La Fundación Museo del Transporte, una institución con personalidad propia, establecida en Caracas, custodia el patrimonio del museo. Sus instalaciones de casi dos hectáreas albergan, resguardan y exhiben colecciones que relatan gran parte de la historia del transporte en Venezuela.

Por: Morfema Press / Venezuela Tuya / I Am Venezuela

El Museo del Transporte Guillermo José Schael abrió sus puertas a los visitantes el 12 de octubre de 1970 pero su historia comenzó mucho antes.

Sus colecciones y demás instalaciones están ubicadas dentro de un área verde de 25.000 m2, cedida por la nación en calidad de comodato durante 20 años con la exclusiva finalidad de darle cabida al Museo del Transporte de Caracas.

Historia

Un grupo de visionarios, a quienes les inquietaba que muchas piezas clave del transporte venezolano terminaran convertidas en cabillas o chatarra, decidió iniciar el rescate de locomotoras, vagones, rieles, vehículos, aviones en desuso. Surgió por iniciativa del empresario venezolano Eugenio Mendoza, quien hiciera una donación de carruajes que constituyó la colección inicial de este museo.

Con esa idea, de compilar objetos de gran valor patrimonial, se lograron recuperar importantes piezas como la del Ferrocarril de Táchira, vagones del sistema Caracas – La Guaira, El Ferrocarril Central de Venezuela y la locomotora de vapor de Coro – La Vela, entre otras.

En 1965 comenzaron a consignar en los galpones que ocupa actualmente el museo, antiguos vehículos, ferrocarriles y aeronaves pequeños de gran valor.

El espacio lo aportaría el Ministerio de Obras Públicas, que cedió sus viejos talleres, situados en terrenos del sector Agua de Maíz, cerca de Los Dos Caminos, municipio Sucre del estado Miranda, para recibir las piezas con las cuales se dio comienzo a la formación de las colecciones fundadoras.

Basta con una visita a las instalaciones del Museo del Transporte para trasladarse al pasado en cuestión de minutos. Sus salas expositivas, la serenidad de sus patios y los coches antiguos invitan a fantasear la Caracas de hace siglos.

Hay una sección dedicada a la aviación que cuenta con un C47 completo y un “Libertador” de la Segunda Guerra Mundial. En el área de los camiones destaca un “Federal” de 1925 donado por La Electricidad de Caracas.

La mayoría de las piezas con las que se creó el museo se obtuvieron de donaciones, muchas de ellas de coleccionistas de automóviles, propietarios de reliquias relacionadas con la historia del transporte en Venezuela. También se hizo una compilación de bienes diversos y materiales ferroviarios que estaban abandonados y dispersos por todo el país.

Dos aspectos del día de la inauguración del Museo del Transporte, el 12 de octubre de 1970. Mendoza y Caldera en la inaguración. Foto cortesía FMT.

Secciones del Museo

Está dividido en la Sección de Máquinas y Locomotoras, compuesta por 15 locomotoras y vagones; la estación de Palo Grande de 1894, una sala dedicada a conservar 14 maquetas realizadas por el arquitecto Ruth Neumann y el salón de Coches y Carruajes constituido por cuarenta piezas en total; el Salón de Automóviles Antiguos que tiene noventa piezas, una colección de camiones, viejos carros bombas y equipos usados por el Cuerpo de Bomberos de Caracas, ubicados en un amplio galpón cuya fachada es la réplica de la antigua sede de este insigne cuerpo en la Plaza España; seis Transportes aéreos y Tranvías.

Datan de los siglos XVIII y XIX

Elegantes coches y carruajes de los siglos XVIII y XIX y unos cuarenta vehículos antiguos pertenecientes a la época entre 1902 y 1957. Entre ellos un Lincoln que perteneció al dictador Juan Vicente Gómez y un Volkswagen que donó el Keubelwagen utilizado por el Mariscal de Campo alemán Rommel en África del Norte en 1941.

La colección considerada como más valiosa es la Cochera del Museo, en ella se encuentran piezas como sillas de manos, coches, carruajes, vehículos de tracción de sangre y el famoso Coche de Isidoro (Isidoro Cabrera, un caraqueño que fue cochero durante 56 años).

Zona de carruajes en el Museo del Transporte Guiillermo José Schael. Foto Abraham Sánchez / ElEstimulo.com

En el museo se puede disfrutar de hermosos carruajes utilizados durante el siglo XIX, empleados con tracción animal para desplazarse de un lugar a otro, sillas de mano para el transporte de los mantuanos por los esclavos, un “Vis a Vis”, un coche de posta tirado por dos caballos, la cesta para niños, varios Calesin, Greeg Volanta y el Phaeton americano.

La hilera de las carretas está encabezada por la del frutero de los años 50, esa que usaban los isleños para la agricultura, la siguen la de carga y la del transporte escolar de la época. Al fondo de estos carruajes, la emblemática botica Francesa, una muestra de los expendios de medicina de aquellos tiempos.

Desde el hangar

El hangar del museo exhibe un avión Douglas DC3 que arribó al país a finales de los años 40 y fue utilizado como avión presidencial y luego empleado en labores de búsqueda y salvamento, el primer avión de correos, un Short Skyvan YV, un biplaza monomotor de entrenamiento Fairchild PT 19 DE 1937, un bimotor a hélice Beechcraft C45 de 1949, un biplaza de adiestramiento Aeronca de 1954 y un N.A. AT6, el primer avión de adiestramiento moderno de la FAV.

También se exhibe el primer simulador de vuelos que fue utilizado por los pilotos de la extinta Venezolana Internacional de Aviación, Sociedad Anónima (VIASA), que funcionó desde el 21 de noviembre de 1960 hasta el 23 de enero de 1997.

Sobre rieles

Actualmente, se exponen locomotoras y vagones que formaron parte del sistema ferroviario de Caracas-La Guaira, el Ferrocarril del Táchira, el Servicio Portuario y el Central Venezuela.

Otro de los atractivos centrales del museo es la recreación de la estación de Palo Grande, de 1894, que con su torre con reloj se encontraba en el extremo oeste de Caracas, centro entonces de operaciones del Gran Ferrocarril de Venezuela.

Torre del reloj de la estación Palo Grande del Gran Ferrocarril de Venezuela. Foto-FMT.

Un rincón de la historia automotriz en Venezuela

En la exposición más amplia del museo se pueden encontrar algunos de los siguientes ejemplares: Chevrolet Phaeton de 1925, convertible y coupe de 1930, una Limousina Packard de 1923 y otra de 1929, la Salle sedan de 1934, Rolls Royce Cabriolet de 1924 y Chevrolet de 1958 que servía de carro de helados.

En otra parte del salón se encuentran algunos de los autos utilizados por presidentes venezolanos de la época y una sección dedicada a camiones que utilizaron los Bomberos de Caracas, así como también el denominado «Papa Móvil», vehículo usado por el papa Juan Pablo II en su primera visita a Venezuela.

Situación actual

El museo ha sido objeto de un sinfín de robos en los últimos años, fueron oportunamente denunciados ante las autoridades pero nunca tomaron las acciones correspondientes.

Alfredo Schael, director del museo y presidente de la fundación, alega que todas las veces acudieron al Cicpc, pero los delitos han quedado impunes. También reportaron los hurtos en los cuerpos policiales de Miranda y Sucre, pero estas no cuentan con los recursos para custodiar la institución durante las noches.

Un saqueo sigiloso y constante ha sufrido el museo en los últimos años. El hampa ha entrado por el techo, a través de boquetes que abren en los galpones u oficinas administrativas y han despojado al único museo de su estilo en el país de piezas únicas e irremplazables.

El personal de la institución se esfuerza por mantener cada ejemplar en perfectas condiciones y el reto diario es que ningún visitante note las insignias faltantes o la manilla del carro de bomberos que se llevaron en una ocasión, pero Alfredo Schael sabe que las piezas tienen un altísimo valor patrimonial porque eran las originales y por más que intenten replicarlas nunca serán las mismas.

Ubicación

Avenida de enlace de la Autopista del Este con la Av. Francisco de Miranda, frente al límite oriental del Parque del Este. Se llega a él a través del puente peatonal que lo une al estacionamiento del referido parque.

Scroll to Top