Morfema Press

Es lo que es

Las ilógicas granjas de cocodrilos de los años 20 donde los niños podían jugar con los animales

Comparte en

En 1907, Joseph «Alligator Joe» Campbell y Francis Victor Earnest Sr. trasladaron una granja de caimanes en Hot Springs, Arkansas, a una ubicación de Los Ángeles adyacente al Selig Zoo and Motion Picture Studio en Los Ángeles. La granja de caimanes alquilaba reptiles a la industria cinematográfica.

Por: Rare Historical Photos / Traducción libre del inglés de Morfema Press

La granja se mudó a Buena Park en el condado de Orange en mayo de 1953 y continuó operando como California Alligator Farm hasta 1984, cuando no se renovó su contrato de arrendamiento.

Cuatro edificios en la granja contenían más de 100 exhibiciones de serpientes y lagartijas de todo el mundo. La granja contenía tortugas mordedoras, tortugas gigantes y más de 1,000 especímenes en lo que se llamó la colección de reptiles más grande del mundo.

La entrada original era de solo 25 centavos, los visitantes podían examinar los bolsos de cocodrilo en la tienda de regalos, ver un caimán entrenado deslizarse por un tobogán de 16 pies o tomar fotografías de sus hijos montados sobre los animales. En un momento, el parque de caimanes fue una de las atracciones turísticas más populares de Los Ángeles.

Un folleto promocional de la Granja decía: “Aquí se pueden ver cientos de caimanes de todos los tamaños, desde bebés pequeños, apenas del tamaño de un lagarto, hasta monstruos enormes, de 500 años o más”. Esto es inexacto, ya que un caimán americano expirará alrededor de los 50 años.

Los caimanes fueron segregados según su tamaño en una serie de veinte estanques. Varían en tamaño desde unas pocas pulgadas hasta trece pies.

A pesar de los letreros que advierten a los visitantes que no «arrojen piedras a los caimanes, los escupan, golpeen o molesten de ninguna manera», los adultos y los niños manipulaban regularmente a los caimanes en la granja. Algunos incluso fueron robados por bromistas universitarios.

Estas fotografías tomadas en la granja de caimanes de Los Ángeles muestran a personas interactuando con los caimanes de muchas maneras. Se puede ver a niños pequeños jugando con caimanes bebés o mirándolos desde muy cerca.

Los visitantes incluso podían disfrutar de paseos en caimanes, donde los niños podían sentarse en una silla de montar hecha especialmente y montar a los caimanes en los estanques. Uno de los aspectos más destacados del parque fue ver a los cuidadores atraer a los caimanes por unas escaleras antes de que se deslizaran por un tobogán de 16 pies hacia una piscina de agua.

Los caimanes se convirtieron en una molestia en el vecindario con sus fuertes llamadas nocturnas. Además, cuando la lluvia inundó el embalse cercano, el agua se desbordó en la granja, lo que les dio a los caimanes la oportunidad de hacer repetidas incursiones en los canales, patios traseros y, ocasionalmente, en las piscinas del vecindario.

En la década de 1950, el zoológico se mudó a Buena Park, pero la novedad se había desvanecido. La atracción se cerró en 1984 después de que la asistencia cayera por debajo de las 50.000 personas al año (y el contrato de arrendamiento no se renovó). Los caimanes fueron vendidos a una propiedad privada en Florida.

www.rarehistoricalphotos.com
www.rarehistoricalphotos.com
www.rarehistoricalphotos.com
www.rarehistoricalphotos.com
www.rarehistoricalphotos.com
www.rarehistoricalphotos.com
www.rarehistoricalphotos.com
www.rarehistoricalphotos.com
www.rarehistoricalphotos.com
Scroll to Top