Es lo que es

Los sujetadores adhesivos que escandalizaron a la sociedad a finales de los años 40

Comparte en

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

En mayo de 1949, Charles L. Langs anunció una atrevida innovación en ropa de playa: un par de copas de sostén que una mujer podía pegarse a sus senos con un adhesivo. Su idea era usar copas sin tirantes individuales para cada seno, respaldadas con un pegamento especialmente desarrollado.

Por: Rare Historical Photos / Traducción libre del inglés de Morfema Press

Langs era un empresario exitoso que había hecho una fortuna cromando las parrillas de los autos Cadillac y Ford. Se asoció con el químico industrial Charles W. Walton y juntos produjeron un adhesivo que permaneció en su lugar cuando fue necesario y no dejó residuos pegajosos cuando se retiró.

El sostén adhesivo, comercializado como Posēs (pronunciado “pose-ease”) era una propuesta audaz: un par de copas discretas con circunferencias con volantes y puntas afiladas que sobresalían, que podían usarse como ropa exterior y facilitar un bronceado uniforme.

Estos sostenes individuales tenían como objetivo ser lo suficientemente fuertes como para sostenerse durante el ejercicio vigoroso y, sin embargo, ser fáciles e indoloros de quitar.

Los inventores afirmaron que las copas permanecerían puestas incluso si su usuario saltaba a la piscina desde un trampolín de 10 pies. Cualquier mujer que se haya tirado a una piscina con la parte superior de un traje de baño sin tirantes seguramente descartará esta afirmación como engañosa.

El artículo de la revista Life del 16 de mayo de 1949 señaló que “Durante 5.000 años, la ropa se ha cubierto, atado, abotonado, sujetado con alfileres y abrochado la forma humana. Este año, por primera vez en la historia, estarán pegados”.

La revista afirmó que el diseño de Pos le daba a cualquier mujer “un aspecto sorprendente, especialmente cuando se la ve desde atrás”.

Cuando administrar la empresa se volvió demasiado desafiante, Langs la vendió a otra compañía llamada Textron Inc. Sin embargo, los clientes se quejaron de la mala mano de obra y la falta de entrega de los artículos.

Eso y el hecho de que los sujetadores sin tirantes no son para todas las ocasiones y las mujeres, especialmente las alérgicas al adhesivo, hicieron que la tendencia se extinguiera rápidamente.

Otra razón por la que el estilo nunca despegó fue que el adhesivo, conocido como «rejuvenecedor», tenía que volver a aplicarse con cada uso de una botella que lo acompañaba. Eventualmente, Posĕs no dejó tanto impacto, ya que pronto se desvaneció en el olvido mientras que los sostenes continuaron evolucionando.

Scroll to Top