Es lo que es

Un palacio alemán, una hacienda cafetalera en Táchira y el segundo nazi más despiadado, juntos en la historia

Comparte en

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Para finales del siglo XIX los Bernheimer era una de las familias más prominentes de Munich, dedicados principalmente al comercio de arte, propietarios del Palacio Bernheimer, en Lenbachplatz, donde reposaba una de las colecciones de arte privado mas importantes de Alemania.

Por: Café Blandín / Armando.Info / Desde Rubio

Lehman Bernheimer con sus hijos Max, Ernst y Otto, los acompañan empleados de una prestigiosa casa de subastas

Tras la “noche de los cristales rotos” en 1938, los bienes de la familia, fueron víctima de un proceso nazi mediante el cual los bienes judíos eran confiscados y reasignados a administradores del régimen.

Los Bernheimer fueron trasladados al campo de concentración de Dachau, del cual fueron liberados gracias a los oficios del Presidente de México Lázaro Cárdenas, quien planteó al Ministro de Relaciones Exteriores Nazi, apresar unos 12 alemanes residentes en México si no liberaban a Otto Bernheimer y sus parientes, ya que este, se desempeñaba como Cónsul Mexicano en Alemania y por tanto diplomático.

Foto actual del Palacio Bernheimer

Una vez liberados, el Mariscal Hermann Goering, número 2 de Hitler y uno de los hombres mas despiadados del Tercer Reich, vio la oportunidad para lucrarse mediante un soborno: otorgar a la familia Bernheimer un salvoconducto para salir de Alemania a cambio de comprar por un precio exorbitante, una hacienda de café en Venezuela llamada “La Granja”, que pertenecía a Erika Buchard, sobrina materna de Goering y a su marido Walter Rode, quien había sido un prominente exportador de café, negocio que para la época se encontraba arruinado tras el auge petrolero.

Goering, hizo entonces de agente de bienes raíces. A cambio del salvoconducto que entregaría a los Bernheimer para abandonar Alemania, estos debían comprar de manera forzosa La Granja en Venezuela. El precio a pagar era de 2,25 millones de marcos, por una ruina cuyo precio en el mercado no sobrepasaba los 60.000 marcos. Los Bernheimer no tuvieron otra alternativa que aceptar el trato extorsivo, que además les obligaba a renunciar a la nacionalidad alemana.

Hacienda La Granja – Octubre 2020

La huida a Venezuela y los años en La Granja

Es así como la familia Bernheimer emprende su huida hacia Venezuela en 1940 y se exilian en Rubio, el pueblo mas cercano a la Hacienda La Granja en estado Táchira.

En ese entonces, La Granja era una propiedad descuidada que les reportaba gastos a sus dueños alemanes, razón por la cual querían deshacerse de ella, y fue esta la oportunidad que Goering vio para beneficiarse y además favorecer a sus familiares.

La Granja formó parte de la dote que la sobrina de Goering, Erika Burchard, recibió al casarse con Walter Roden, quien a su vez la heredó de su padre, el cual la había adquirido durante la crisis del precio del café de 1891 cuando los productores cafetaleros andinos, endeudados con préstamos y por la compra de bienes con las casas alemanas radicadas en el Zulia, debieron entregar sus fincas cafetaleras para saldar la deuda. También eran de la familia Alemana Rode las haciendas Montebello, Altagracia, El Dorado, Costarrica, La Unión y La Granadina.

La hacienda no fue cómoda para la familia Bernheimer, quienes estaban acostumbrados a los lujos y a una cultura refinada, además no sabían nada sobre el trabajo agrícola, a los tres años de estar en Venezuela murió Carlota Guttmann de Bernheimer la esposa de Otto.

Sin embargo; los miembros más jóvenes de la familia parecían adaptarse más fácilmente, con el pasar de los meses y gracias a una voluntad férrea la finca fue dando frutos, construyeron una casa en el propio pueblo de Rubio y Kurt, el hijo menor de Otto, contrajo nupcias con una dama local hija de un cafetalero, la señorita Mercedes Uzcátegui.

Contra todo pronóstico, levantaron el negocio y subsistieron hasta finalizada la Segunda Guerra Mundial. Otto Berheimer regresó a Alemania y la familia logró recuperar algunos de sus bienes, parte de la familia se quedó en Venezuela.

Hoy, la familia Berheimer es nuevamente referencia en el mundo del arte, Konrad Bernheimer Uzcátegui, venezolano-alemán, nacido en Rubio en 1950, nieto de Otto, ha sido propietario de las galerías Bernheimer Fine Old Masters en Munich y Colnaghi en Londres, la más antigua y prestigiosa del mundo.

Konrad Bernheimer Uzcátegui
Scroll to Top