Es lo que es

Una herida, por el impacto de un meteorito ordinario, la llevó a la soledad y la muerte 18 años después

Comparte en

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Ann Elizabeth Fowler Hodges, una mujer casada de treinta y cuatro años de edad, dormía en el sofá del salón de su casa de Oak Grove (Alabama, EEUU) el 30 de noviembre de 1954 sin imaginar la que se le venía encima.

Por: Morfema Press / FotosCuriosas

Dormía en su sillón, cubierta por colchas, cuando un trozo de roca negra, del tamaño de una pelota de softball, irrumpió en el techo, saltó de una radio y la golpeó en el muslo. Un moretón en forma de piña.

Notó la roca y un agujero irregular en el techo, asumió que los niños eran los culpables. Su madre salió corriendo y solo vio una nube negra en el cielo.

Testigos en y alrededor del área vieron el evento desde una perspectiva diferente. Muchos informaron que habían visto una bola de fuego en el cielo y escucharon una tremenda explosión que produjo una nube blanca o marrón. La mayoría asumió que se trataba de un accidente de avión.

Ann fue examinada por el médico Moody Jacobs, quien determinó que aunque su cadera y mano estaban hinchadas y dolorosas, no había daños graves.

Un geólogo del gobierno que trabajaba en una cantera cercana fue llamado a la escena y determinó que el objeto era un meteorito que pesaba 3.8 kilos y medía 17.78 centímetros de largo.

El incidente puso a Ann Elizabeth Hodges, de 34 años, en los libros de historia como el primer caso documentado de un humano golpeado por un meteorito.

El meteorito golpeador y la historia de su vida en la tierra

El meteorito fue confiscado por el jefe de policía de Sylacauga, quien lo entregó a la Fuerza Aérea de los Estados Unidos.

Tanto los Hodges como el propietario de la casa donde vivían, Bertie Guy, reclamaron la piedra. La atención por el objeto extra terrestre le puso un valor y hubo ofertas de hasta $ 5,000 para el meteorito.

Los Hodges y Bertie Guy llegaron a un acuerdo y la golpeada familia pagó $ 500 por la roca. Sin embargo, cuando fue devuelto a los Hodges, más de un año después, la atención pública había disminuido y no pudieron encontrar un comprador.

Probablemente la única figura importante en toda la historia del meteorito de Sylacauga que reclamó un final satisfactorio fue Julius K. McKinney, un agricultor que vivía cerca de los Hodges.

El 1 de diciembre de 1954, el día después de que Ann Hodges fue golpeada, descubrió un segundo fragmento del meteorito en medio de un camino de tierra. McKinney pudo vender su roca al Smithsonian por suficiente dinero para comprar una pequeña granja y un auto usado.

Dos años después de que el meteorito se estrellara contra su techo, Ann terminó donando la pieza al Museo de Historia Natural de Alabama, sin haber ganado ni un centavo del descubrimiento.

Ann sufrió una larga crisis nerviosa después de que toda la conmoción pasó y tuvo que ser hospitalizada. La situación afectó la relación con su esposo, y la pareja se divorció en 1964.

Solo ocho años después, Anne Hodges murió en un asilo de Sylacaugan. Sólo tenía 52 años.

Sylacauga, no ha sido el único

El meteorito Sylacauga está clasificado como un meteorito de condrita ordinaria del grupo H42​, con alta concentración de hierro, un tipo «vulgar» de meteorito, ya que cerca del 40 % de los meteoritos presentan estas características.

A menudo es erróneamente​ denominado meteorito Hodges (Hodges meteorite), el cual fue realmente un fragmento del propio meteorito, primer objeto extraterrestre del que se tiene constancia que ha lesionado a un ser humano.

El meteorito Hodges no es el único objeto extraterrestre que ha impactado a un humano.

El 14 de agosto de 1992 un fragmento muy pequeño (3 g) del meteorito Mbale golpeó a un joven ugandés pero había sido frenado por un árbol y no le causó ninguna lesión.

En febrero de 2013, un meteoro cayó sobre los Urales y los científicos dijeron que fue el mayor registrado en más de un siglo. Más de 1.600 personas resultaron lesionadas por la onda expansiva y hubo daños materiales generalizados en la ciudad siberiana de Cheliábinsk.

En el hecho más reciente registrado fue el 8 de febrero de 2016, en la India, un meteorito mató a un chofer de autobús que estaba parado cerca del impacto y otras tres personas resultaron heridas.​

Scroll to Top