Morfema Press

Es lo que es

Administración Biden defenestra oficialmente a Guaidó y le abre los brazos a Maduro & Co.

Comparte en

El Departamento de Estado confirmó el miércoles que Estados Unidos ya no reconoce a Juan Guaidó como presidente legal de Venezuela, como resultado de la “oposición” liderada por los socialistas del país que despojó a Guaidó del título.

Breitbart

La medida sigue a los meses en que el presidente izquierdista Joe Biden intentó establecer canales de comunicación con el dictador socialista Nicolás Maduro, quien retiene el control del gobierno venezolano a pesar de no estar legalmente en el poder. Biden levantó las sanciones a la industria petrolera de Venezuela y liberó a los miembros de la familia de Maduro condenados por delitos de narcotráfico en Estados Unidos desde que asumió el cargo en 2021.

La expulsión formal de Guaidó de la presidencia podría permitirle a Biden perseguir más directamente la normalización de los lazos con el régimen de Maduro, que entra en una década en el poder este año con un largo historial de atrocidades contra los derechos humanos, apoyo a organizaciones terroristas y desestabilización de sus vecinos.

En una declaración al sitio web Axios de Washington, DC, el Departamento de Estado confirmó que Estados Unidos reconoce la decisión de la Asamblea Nacional liderada por la oposición de destituir a Guaidó en una reunión el mes pasado, lo que significa que la postura oficial de Estados Unidos es que Guaidó no es el presidente. del país. El informe de Axios no indicó que el Departamento de Estado aclaró a quién, si a alguien, el país identifica formalmente como jefe de estado.

El informe se publicó después de que el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, dijera en un comunicado el miércoles que el gobierno de Biden apoya las “negociaciones” entre Maduro y la oposición socialista para organizar aún más elecciones, presumiblemente bajo el control del régimen sin garantías significativas contra el fraude o la represión. Las negociaciones entre el establishment de la “oposición” y el régimen socialista han sido impopulares entre el pueblo venezolano durante años, según muestran constantemente las encuestas .

“Estados Unidos apoya al pueblo venezolano en su deseo de una restauración pacífica de la democracia a través de elecciones libres y justas y continuará apoyando a la oposición democrática de Venezuela”, dijo Price . “Seguimos haciendo un llamado a Nicolás Maduro para que avance significativamente en las negociaciones en México con la Plataforma Unitaria enfocadas en las elecciones de 2024”.

La “Plataforma Unitaria” es la última iteración de múltiples movimientos de oposición fallidos, todos con el mismo liderazgo, anteriormente conocida como la Mesa Redonda de la Unidad Democrática.

“Nos comprometeremos con otros miembros de la comunidad internacional para fomentar las condiciones conducentes a la realización de elecciones libres y justas en Venezuela, y para apoyar los objetivos de las negociaciones en México”, decía la declaración de Price, y luego agregó: “Apoyamos los esfuerzos de la Plataforma Unitaria y otros actores para instaurar el orden democrático y el estado de derecho en Venezuela”.

Price enfatizó que la administración Biden reconoce a los miembros de la Asamblea Nacional elegidos en 2015 como los únicos legítimos. La composición de la Asamblea Nacional, el cuerpo legislativo federal, ha sido una fuente de caos en la política venezolana por más tiempo incluso que la identidad del presidente. La mayoría de los países libres están de acuerdo con Price en que las elecciones legislativas de 2015 fueron la última vez que se llevó a cabo una temporada electoral libre y justa en Venezuela, lo que significa que aquellos que ganaron sus elecciones en ese momento son las únicas personas con un mandato popular para gobernar en el país. Sin embargo, el régimen de Maduro expulsó violentamente a esos miembros de las cámaras de la Asamblea hace años y ha agredido repetidamente a algunos de los legisladores de oposición más destacados, incluido Guaidó.

Luego de la gran derrota de los legisladores de Maduro en las elecciones de 2015, Maduro anunció la creación de un organismo legislativo ilegal y paralelo que denominó “Asamblea Nacional Constituyente” en 2017. El régimen socialista inicialmente afirmó que la asamblea, repleta de leales a Maduro, reescribiría el la constitución de la nación, pero Maduro finalmente la disolvió y celebró elecciones falsas para reemplazar la verdadera Asamblea Nacional. Actualmente, la sede de la Asamblea Nacional de Caracas está ocupada por un grupo separado de legisladores que dicen ser la Asamblea Nacional, independiente del grupo elegido en 2015.

El grupo de 2015, que ahora solo se reúne a través de la aplicación móvil de comunicaciones Zoom, es el que votó para disolver la presidencia de Guaidó el mes pasado. La presidencia de Guaidó terminó así oficialmente el miércoles como resultado de esa votación.

Juan Guaidó, exdiputado de la oposición del partido socialista Voluntad Popular, asumió el cargo de jefe ejecutivo en enero de 2019 como resultado de que el dictador socialista Nicolás Maduro no dejara vacante la presidencia tras el final de su mandato ese año. Maduro llevó a cabo unas elecciones falsas en mayo de 2018, con una participación récord, sin candidatos alternativos significativos y represión disidente, que, según él, le otorgaron el derecho a permanecer en Miraflores, el palacio presidencial.

En caso de que un presidente se niegue a ceder el poder cuando finalice su mandato, situación que se denomina “ruptura del orden democrático”, la constitución venezolana permite que la Asamblea Nacional despoje oficialmente al presidente de sus poderes y elija un presidente interino para celebrar elecciones especiales y restablecer la democracia lo antes posible. La Asamblea Nacional invocó sus facultades en 2019 de esta manera para elevar a Guaidó a la presidencia.

En su apogeo, la administración de Guaidó recibió el apoyo de unos 50 países, la mayoría de ellos vecinos del hemisferio occidental de Venezuela, y obtuvo el control de las cuentas estatales venezolanas y otros activos extranjeros en el extranjero. Maduro conservó el apoyo de estados rebeldes aliados como China y Rusia y, lo que es más importante, nunca perdió la lealtad de las fuerzas armadas, lo que dejó a Guaidó efectivamente impotente.

Maduro expresó su esperanza en una entrevista este fin de semana de que Biden estaría abierto a restablecer las relaciones con su régimen.

“Venezuela está preparada, totalmente preparada, para dar paso a un proceso de normalización de las relaciones diplomáticas, consulares y políticas con este gobierno [de la Administración Biden] de Estados Unidos y con los gobiernos que vengan”, dijo Maduro al régimen. financiada por la emisora ​​izquierdista TeleSur. “Estamos preparados para el diálogo al más alto nivel, para las relaciones de respeto, y ojalá llegara un rayo de luz a los Estados Unidos de América, pasaran página y dejaran de lado su política extremista y llegaran a políticas más pragmáticas con respecto a Venezuela”.

Scroll to Top