Es lo que es

Explotó el avión donde trabajaba, cayó 10 mil metros al vacío y sobrevivió: La increíble historia de Vesna

Comparte en

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

”Estaba cabeza abajo y con el cadáver de una de sus compañeras de tripulación sobre ella. Tenía la parte inferior de su cuerpo dentro del aparato y el tronco y la cabeza asomando fuera del fuselaje”

La declaración fue dada por Bruno Honke, el hombre que la encontró tendida en el suelo del pueblo Srbská Kamenice, en el norte de Checoslovaquia, actual República Checa, dentro de los restos del accidente del vuelo 367 de JAT Yugoslav en la tarde del 26 de enero de 1972.

Por: Morfema Press / Wikipedia / UniversityFox

Honke fue médico durante la Segunda Guerra Mundial y fue capaz de mantenerla con vida hasta que llegaran los rescatistas.​

Los restos del JAT

El McDonnell Douglas DC-9-32 explotó poco después de sobrevolar el actual municipio de Sebnitz, en Alemania Oriental, mientras realizaba la ruta de Estocolmo – Belgrado. La aeronave se partió en tres partes y dio vueltas sin control, estrellándose poco después de las 4 de la tarde.

De las 28 personas a bordo, 27 fallecieron tras el impacto y solo un miembro de la tripulación, Vesna Vulović, sobrevivió.

Entre 1962 y 1982, croatas nacionalistas llevaron a cabo 128 ataques terroristas contra civiles yugoslavos y blancos militares. Las autoridades yugoslavas sospecharon que emigrantes terroristas croatas (Ustacha) eran los culpables de derribar el vuelo 367. Al día siguiente, un hombre, descrito por sí mismo como un nacionalista croata, se adjudicó la responsabilidad por la explosión y nunca hubo culpables.

Así cayeron los restos del JAT 367

Heroína nacional y mala publicidad

Vulović sufrió fractura de cráneo, tres vértebras rotas, sus piernas y pelvis fracturadas, y varias costillas rotas. Estas lesiones resultaron en su parálisis temporal de la cintura para abajo.

Pasó días en coma y fue hospitalizada durante varios meses; sin embargo se recuperó casi por completo, pero siguió caminando con una cojera por el resto de su vida.

Vesna en el hospital

Vesna no recordaba el incidente y no tuvo reparos en volar después del mismo; sin embargo, a pesar de su voluntad de reanudar su trabajo como auxiliar de vuelo, Jat Airways (JAT) le dio un trabajo de escritorio, sintiendo que su presencia en los vuelos atraería demasiada publicidad.

Vulović se convirtió en una celebridad en Yugoslavia y fue considerada una heroína nacional.

Vulović continuó volando regularmente, afirmando que otros pasajeros estaban sorprendidos de verla en los vuelos y querían sentarse a su lado.

Vesna se recupera en el hospital

Gracias a los Beatles y el Récord Guinness

Impulsada por su amor por The Beatles, Vulović terminó siendo azafata tras viajar al Reino Unido con la esperanza de mejorar sus habilidades en el idioma inglés.

En 1985, el Libro Guinness de los Récords la reconoció como la poseedora del récord mundial por sobrevivir a la caída más alta sin paracaídas: 10 160 metros (33 330 pies).

Recibió el reconocimiento en una gala de Londres, irónicamente, de la mano de Paul McCartney.

VEsna conoce finalmente a Paul McCartney, quien le otorgó el récord Guinness

El fin de la vida de Vesna

Fue despedida de JAT a principios de la década de 1990 después de participar en protestas antigubernamentales durante la disolución de Yugoslavia, pero evitó el arresto ya que el gobierno estaba preocupado por la publicidad negativa que traería su encarcelamiento

En los últimos años de su vida, Vulović vivía con una pensión de 300 euros al mes en su destartalado departamento de Belgrado.

«No sé qué decir cuando la gente dice que tuve suerte. La vida es muy difícil hoy».

Vulović lamentó que su madre y su padre podrían no haber muerto prematuramente si no hubiera estado a bordo del vuelo 367, afirmando que el incidente no solo arruinó su vida, sino también la de sus padres.

Solo ocasionalmente concedió entrevistas y rechazó numerosas solicitudes, especialmente de Oprah Winfrey y la BBC, diciendo que estaba «cansada» de hablar sobre su caída.

Cuando llegó a los sesenta años, el deterioro de la salud de Vulović le impidió participar en las conmemoraciones anuales en el pueblo de Srbská Kamenice, a las que había asistido anteriormente durante muchos años.

En diciembre de 2016, los amigos de Vulović se preocuparon por su bienestar después de que ella dejó de contestar abruptamente su teléfono. El 23 de diciembre, cerrajeros descubrieron el cuerpo de Vulović en su departamento después de forzar la puerta.

La nieta de Honke, el hombre que la halló llorando en los restos del accidente, nació seis semanas después de la caída y fue llamada Vesna en su honor.

Vesna cerca de sus últimos años
Scroll to Top